Mantener cierto orden y rigor en tus finanzas es fundamental para llevar una vida tranquila y carente de sorpresas indeseadas. Por lo demás, también resulta importantísimo al momento de gestionar nuevos proyectos, solicitar dineros y planificar distintos aspectos de la cotidianidad.

En el caso de que quieras obtener una tarjeta de crédito o solicitar un préstamo en determinado banco, lo que harán será evaluar tu solvencia como cliente y saber si eres capaz de llevar de forma responsable tus deudas. La forma más rápida de resolver tales dudas es acudiendo a tu historial crediticio.

El historial crediticio de una persona es un informe con todos sus antecedentes financieros, incluyendo los pagos y deudas que haya podido tener durante su vida adulta. Es por esto que es fundamental mantener un historial crediticio intachable, puesto que nos abrirá un montón de puertas en el momento que lo necesitemos.

Presta atención y toma nota.

 

Gastar más de lo que se gana

Puede parecer sumamente obvio mencionar esto, pero muchas personas no son capaces de mantener una estabilidad económica básica. Es fundamental que tengamos claros los límites de nuestro presupuesto y no abusar del dinero ficticio.

Lo primero que tendremos que hacer será realizar las cuentas correspondientes. Determinar con exactitud cuáles son nuestros ingresos y en qué elementos se nos va el dinero. Con esta incógnita despejada podremos comprender la capacidad de deuda que tenemos y el dinero con el que contamos para gastos caprichosos.

Mucho cuidado con las tarjetas de crédito y con abusar de dicho recurso. Siempre debemos atenernos a nuestro presupuesto y evitar pasar a ser consumidores que viven en situación de morosidad.  Todo esto será crucial para nuestro historial crediticio.

 

Retrasarse con los pagos

Lo primero que los bancos y las diferentes entidades comerciales verán en nuestro historial crediticio, será nuestra puntualidad al momento de realizar los pagos correspondientes. Este punto, junto a nuestra capacidad de endeudamiento, serán los elementos fundamentales a evaluar si queremos pedir un préstamo.

Es por esta razón que debemos evitar a toda costa retrasarnos con los diferentes pagos. Ni una semana, ni un día, ni una hora. Todas las facturas, cuotas e hipotecas que tengamos debemos pagarlas con sagrada puntualidad. De esta manera, nuestro historial crediticio generará mucha más confianza en nuestros prestamistas y las posibilidades de éxito aumentarán.

 

Elegir el primer crédito que veas

Muchas personas cometen el error de quedarse con el primer crédito que les parece confiable y de buenos números. Lo cierto es que conseguir un préstamo es una tarea que debemos tomarnos con gran seriedad e investigar la mayor cantidad de aspectos posibles en las condiciones ofrecidas.

Algunas veces las tasas de interés son bajas y las comisiones muy altas, lo que puede terminar por desestabilizar nuestra economía e impedirnos pagar dentro de los plazos. Como puedes imaginar, dicha situación no aportaría nada bueno a nuestro historial crediticio. Así que mucho cuidado al momento de elegir un crédito.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *